Contrato indefinido tipos

Contrato indefinido o fijo

Los contratos pueden celebrarse verbalmente o por escrito, salvo que existan disposiciones expresas que exijan un contrato escrito (por ejemplo, los contratos temporales, los contratos a tiempo parcial y los contratos formativos). Si no se cumple este requisito formal, el contrato se entiende indefinido y a jornada completa, salvo prueba en contrario.

Las empresas deben facilitar a los representantes legales de los trabajadores (si los hubiera) una copia básica de todos los contratos que deban formalizarse por escrito (salvo los contratos de alta dirección). La contratación de trabajadores debe notificarse al Servicio Público de Empleo en el plazo de diez días desde que se realicen los contratos.

En la página web del Servicio Público de Empleo Estatal1 se puede acceder a un asistente virtual para la contratación laboral que, a partir de cuatro tipos básicos de contratos de trabajo (indefinidos, temporales, formativos y en prácticas), sugiere y elabora el tipo de contrato de trabajo que mejor se adapta a las características de cada nueva contratación.

La legislación española establece causas específicas para la realización de contratos temporales o de duración determinada. Existen dos tipos de contratos: los contratos por circunstancias de la producción y los contratos por sustitución de trabajadores. A partir del 30 de marzo de 2022 no se podrán celebrar contratos por obra y/o servicio.

Ejemplo de contrato indefinido

La Protection of Employees (Fixed Term Work) Act (Ley de protección de los trabajadores con contrato de duración determinada) de 2003 establece en su artículo 9(3) que se producirá un contrato de duración indefinida por ministerio de la ley si se adjudica un contrato incumpliendo los artículos 9(1) o 9(2) de la ley.

Esto significa lo siguiente: Si un trabajador es contratado con 2 o más contratos de duración determinada sucesivos de forma ininterrumpida durante un periodo de 4 años, cualquier intento de concederle otro contrato de duración determinada es ilegal y nulo, y el trabajador tiene derecho a un contrato de duración indefinida.

No obstante, hay una salvedad importante: si el empresario puede justificar la adjudicación de un nuevo contrato de duración determinada por razones objetivas, no se infringe la Ley de protección de los trabajadores (trabajo de duración determinada) de 2003 ni se tiene derecho a un contrato de duración indefinida.

Si un empresario tiene la intención de renovar un contrato de duración determinada, y no de conceder un contrato de duración indefinida, debe comunicar por escrito al trabajador las razones objetivas que justifican un nuevo contrato de duración determinada.

¿Son ejecutables los contratos indefinidos?

Los contratos indefinidos pueden ser en algunos casos beneficiarios de incentivos a la contratación, cuando reúnan los requisitos que en cada caso exija la normativa de aplicación, en función de las características de la empresa, del trabajador y, en su caso, de la jornada.

Al no constar la formalización por escrito cuando se devengue, el contrato se presumirá celebrado por tiempo indefinido y a jornada completa, salvo prueba en contrario que acredite su carácter temporal o el carácter a tiempo parcial de los servicios, de acuerdo con lo establecido en el artículo 8 . 2 del estatuto de los trabajadores. En todo caso, cualquiera de las partes podrá exigir que el contrato se formalice por escrito incluso durante el transcurso de la relación laboral.

Cuando se formalice el contrato con un trabajador con discapacidad se formalizará el contrato por escrito en cuadruplicado ejemplar, en modelo formal. Al contrato se acompañará solicitud de alta en el régimen correspondiente de la Seguridad Social, así como el certificado de minusvalía.

Cuando se trate de trabajo fijo discontinuo el contrato necesariamente deberá formalizarse por escrito en el modelo que se establezca, y deberá contener la indicación de la duración estimada de la actividad, así como en la forma y orden de convocatoria establecer convenio colectivo aplicable, haciendo constar igualmente de forma orientativa, la jornada estimada y su distribución horaria.

Modelo de contrato de trabajo de duración indefinida

Antes de hablar de las ventajas, diferencias y extinción del contrato de trabajo de duración determinada y del contrato de trabajo indefinido, explicaremos qué significan estos términos. El contrato de trabajo de duración determinada, como su nombre indica, se celebra por un periodo de tiempo determinado. Por ejemplo, un año. El contrato de trabajo por tiempo indefinido se celebra por tiempo indefinido. En otras palabras: no tiene fecha de finalización. Por ello, el contrato de trabajo por tiempo indefinido suele denominarse «contrato indefinido».

El contrato de trabajo de duración determinada tiene varias ventajas. En primer lugar, el contrato de trabajo de duración determinada finaliza por ministerio de la ley. Esto significa que muchas normas relativas a la terminación de un contrato de trabajo de duración determinada no se aplican. Por ejemplo, el empresario no tiene que solicitar un permiso de despido y no tiene que tener en cuenta determinados periodos de preaviso y prohibiciones de preaviso (a menos que se trate de una rescisión prematura). El contrato de trabajo de duración determinada se extingue automáticamente cuando expira el plazo establecido en el contrato de trabajo. No obstante, debe tenerse en cuenta la obligación de preaviso. Además, un contrato de trabajo de duración determinada puede utilizarse como una especie de contrato de prueba. El periodo de prueba de los contratos indefinidos es de dos meses como máximo. Los empresarios que no consideran suficiente este periodo suelen optar por celebrar primero un contrato de duración determinada con el trabajador en cuestión. Esto les permite evaluar si el empleado es adecuado para un periodo más largo.

¡Vota!
Scroll al inicio
Ir arriba